Apropiación indebida en contratos de arrendamiento de obra

Los servicios más demandados durante los últimos meses han sido las reformas integrales o parciales  

La reciente sentencia de la Sala Segunda de 21 de octubre de 2021 revoca una condena por apropiación indebida declarando que ni el contrato de obra, ni el de préstamo limitan las facultades dominicales del receptor respecto a las cantidades entregadas.

La Jurisprudencia ha declarado que el delito de apropiación indebida (253 cp) requiere de la conjunción de tres elementos objetivos:

1) Que el autor reciba (efectos, dinero, valores, cosas muebles) en virtud de depósito, comisión, administración u otro título que contenga una precisión de la finalidad con que se entrega y que produzca la obligación de entregar o devolverlo.

2) Que el autor ejecute un acto de disposición sobre el objeto o el dinero recibido, que resulta ilegítimo en cuanto que excede de las facultades conferidas por el título de recepción.

3) Que como consecuencia de este acto se cause un perjuicio en el sujeto pasivo.

La STS de 21 de octubre de 2021 (Ponente, Pablo Llarena) en referencia al contrato de arrendamiento de obra recuerda que en la entrega de cantidades de dinero, total, parcial, a plazos o como fuere para la realización de una obra implica la entrega con facultad de pleno dominio sobre el dinero, aunque la mayor parte del presupuesto estuviera destinado a la adquisición de materiales y maquinaria.

Al hilo del contrato de obra, el Ponente realiza la siguiente distinción:

Sólo cabría, dice, «la apropiación indebida si hubiese existido una aportación de materiales por parte del principal o dueño de la obra…«

«No es viable conformar tal tipo penal de apropiación indebida cuando es el contratista quien está encargado por su cuenta y riesgo de acopiar los materiales»

Finalmente aprovecha la sentencia (el propietario también había realizado un préstamo al contratista) para recordar que el contrato de préstamo tampoco implica ninguna obligación finalista respecto al dinero entregado que limite la facultades de dominio por lo que tampoco se da el presupuesto objetivo del delito de apropiación indebida.

Autor: Miguel Ángel Montoya

Abogado por vocación. En los tribunales me siento especialmente cómodo. Es donde la profesión se convierte en vocación, en fuerza y confianza para defender a mis clientes. No hay ningún secreto en ello; dedicar muchas horas al conocimiento del derecho penal, la experiencia, y estudiar el caso al que me enfrento desde todas las perspectivas posibles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: