La validez de la prueba obtenida por “hallazgo casual”

En este post comentamos un caso que resuelve en casación el Tribunal Supremo respecto a la condena a dos guardia civiles por agresiones (delito de tortura) realizadas a un sospechoso en el interior del vehículo policial en el que lo trasladaban tras su detención.

A raíz de un investigación por supuesto tráfico de drogas en el que los sospechosos son dos miembros de la guardia civil,  un juzgado autoriza la instalación de un  dispositivo de escucha en el vehículo policial. En esa escucha, y sin tener nada que ver con el objeto de investigación, se registra el audio de una agresión a un sospechoso que era conducido en el vehículo.

Se trata de un “hallazgo casual” por injerencia en la intimidad autorizada para la investigación de otro delito que nada tenía que ver con estos hechos.

¿Es válida la prueba obtenida en estas circunstancias respecto a personas que no eran objeto de investigación?

El Tribunal Supremo en esta Sentencia de 14/05/2013 AFIRMA QUE SE TRATA DE UNA PRUEBA VÁLIDAMENTE OBTENIDA y que no se conculcan con ello los derechos fundamentales del acusado.

En concreto, respecto al recurso de uno de los agentes condenados por tortura que no estaba siendo investigado respecto al tráfico de drogas, y que hacía valer la vulneración de su derecho a la intimidad, el Tribunal afirma que  es:

un hallazgo casual derivado de una medida de injerencia válidamente adoptada y justificada aunque uno de los interlocutores de la conversación no fuera sospechoso del delito, inicialmente investigado…”

La responsabilidad penal de las empresas. Hacía el tercer año de vigencia.

A final de año contaremos ya con tres años de vigencia en nuestro sistema penal de la RESPONSABILIDAD PENAL DE LAS PERSONAS JURÍDICAS. Un reforma novedosa que aún no ha acabado de cuajar en nuestro sistema. A mi modo de ver son dos las razones de esta falta de aplicación:

  • Las empresas, inmersas en situación de mínimos económicos, no han visto una necesidad de adaptar sus organizaciones al cumplimiento penal, en buena parte por la falta de una regulación de los modelos de prevención que debían implantarse.

 

  • Y en cuanto, al sistema jurídico, no sé si podemos llegar a hablar de rechazo, pero es evidente que el sistema de imputación que nos propuso el legislador es contrario a los principios del derecho penal general más tradicionales. SOCIETAS DELINQUERE NON POTEST. Es evidente, que un cambio tan radical necesita tiempo de adaptación.

Pero todo cambia, y si algo es seguro es que todo lo que acaba en el BOE tarde o temprano acaba incidiendo en nuestros tribunales.

Si prospera la reforma del Código Penal las empresas van a tener que implementar por obligación los sistemas de prevención tal y como se prevé en el nuevo artículo 31 bis, con un cambio notable de mentalidad.

Y, como no, casos como el de BANKIA (primer gran caso con RPPJ) y otros que vendrán tendrán un efecto de difusión mucho mayor que el de cualquier seminario, jornada o publicación jurídica sobre el tema.