El primer smartphone de la historia no fue un iPhone - El Blog de CaixaBank

Estos días ha sido muy nombrada la sentencia de la Sala Segunda de fecha 22 de abril de 2021, 328/21, en la que el Pleno, ratifica las sentencias previas condenatorias a un empresario que, ante la sospecha de comisión de un delito por parte de uno de los empleados, accedió al ordenador corporativo de éste obteniendo capturas de emails de su cuenta personal.

Al parecer, el empleado desarrollaba su actividad a través de un dispositivo corporativo facilitado por la empresa, si bien no se habían establecido protocolos de uso o, al menos, dichos protocolos no incluían ninguna cláusula expresa en el que el trabajador renunciara a la expectativa de privacidad en el uso de los dispositivos facilitados por la empresa.

Por otro lado, se consignaron como hechos probados también que dicho dispositivo tenía una contraseña estándar que era compartida por otros empleados y que otros empleados accedían a su dispositivo en ausencia o vacaciones del titular.

(más…)

Blog at WordPress.com.